Cisneros: “En ‘El Desahucio’ hay una clara apuesta por el activismo social”

By  |  0 Comments

Jesualdo Cisneros, autor de la obra ‘El Desahucio’, no para de cosechar éxitos con su poemario. El escritor jienense, que donará los beneficios de la venta de su libro para fomentar la investigación contra el cáncer, está consiguiendo el lleno absoluto en cada una de sus presentaciones. Unos actos que lo están llevando por todo el territorio nacional, con el que acerca, mediante el verso y la poesía, su carácter activista y su ímpetu de un cambio social. Un cambio en el que los ciudadanos, con sus problemas y aspiraciones, sean el eje central de todo movimiento. En medio de su vorágine de presentaciones y de firmas, Jesualdo Cisneros responde a Editorial Círculo Rojo.

¿Puede la poesía ser un arma de acción social?

Indudablemente, cualquier disciplina artística puede serlo. Es una de las posibles vías de expresar la voluntad, en este caso, propia. Ya lo hicieron muchos otros artistas en diversos campos hace tiempo, y así lo hacemos ahora los nuevos autores en tiempos de crisis como la actual, no sólo económica, sino social, ética, medioambiental… sino también de valores de la sociedad actual.

Su obra, El Desahucio, ¿tiene carácter reivindicativo?

Decididamente, y no solo en lo que a lo político se refiere, que también. Así he querido dejar constancia en EL DESAHUCIO, a través de poesías como ‘Casi Dioses’, ‘Dignidad’ o ‘Seres de luz’ en el ámbito estrictamente político. Vengo a exponer el poder, que como ciudadanos tenemos, la necesidad de una revolución desde el propio ámbito personal que venga a cambiar el estado de las cosas. En la obra hay una clara apuesta por el activismo personal, por la necesidad y la responsabilidad por hacer posible el  cambio. Y para ello, desde mi punto de vista, es imprescindible pasar de una actitud pasiva a una activa. Y no solo en lo político sino en el ámbito de las relaciones personales, en la forma de afrontar nuestras propias vidas, en la necesidad de remover los escombros y crear nuevos escenarios en los que podamos ser felices.

¿Cree que remueve conciencias?

Tengo la esperanza de que, cualquiera que lea mi poemario, al menos le haga pensar. No trato de convencer a nadie, ni mi poesía trata de redirigir a nadie ideológicamente. Básicamente trato de enviar un mensaje y poner blanco sobre negro. Creo que, en estos momentos, las personas deben estar sobre el capital, el amor sobre el desentendimiento, las ganas de comerse la vida a bocados sobre el pesimismo. Si algo ha traído esta crisis es un aire de tristeza, de desconfianza en nosotros mismos, y todo eso debe reconvertirse en tratar de ser mejores cada día, en priorizar lo importante sobre lo secundario. Es preciso resetearnos.

¿Cómo se siente con la acogida que está teniendo su obra?

Parto de que la obra fue en origen de carácter estrictamente privado, y el hecho de que fuera pública tiene su pilar fundamental en el objetivo que me marqué con ella, en consonancia con el activismo que proclamo. Esa es su necesidad y a la que me he entragado. Una vez explicado esto, debo decir que esta obra me ha dado mucho más de lo que esperaba. Si algo disfruto de los proyectos que abarco es del camino, del trayecto. Y en este caso lo estoy disfrutando mucho. La gente que se ha sumado al proyecto generosamente, sin ambages ni condiciones. Mi prologuista el escritor Andrés Pascual, la autora de la portada, Beatriz Pitarch, fotógrafa, escritora y locutora de radio (Cadena SER), la responsable del audio libro Cristina Garrote (RNE), el fotógrafo Miguel Ángel Jiménez de Cisneros, … Y lo más importante, la gente de a pie, que se ha implicado en dar a conocer el proyecto, en acercar el libro a sus familiares y amigos, o en acudir masivamente a mis presentaciones.

¿Qué sensaciones experimenta en sus presentaciones?

Fundamente de gratitud, pero también de sorpresa por la acogida y por el cariño que estoy recibiendo. Llenar el Auditorio del Pósito en mi ciudad natal, Linares, tener una acogida tan generosa en Madrid, ver completamente lleno el Centro Cultural de Las Clarisas de Elche (Alicante), con gente de pie, me ha sorprendido sobremanera y me ha llenado el corazón. Además, esas presentaciones, las he planteado desde el principio de un modo particular, ya que en cada una de ellas me acompañan músicos que ofrecen un showcase acústico tras mi charla, y que han dejado un buen sabor de boca entre los asistentes. Por mis presentaciones han dejado la impronta de su arte, artistas como Pachi García Alis (nominado a los Premios Goya en 2012), Afredo García “Alfa” (Buenas Noches Rose, Le Punk), Pablo Galiano, Marcelo Champanier, Therotados y Estirga. Todos ellos han dado buen ejemplo del activismo que encierra la obra, actuando gratuitamente en mis presentaciones para sumar a la causa.

¿Qué le transmite la gente?

Hay una anécdota que resume de modo conciso que lo que la gente me transmite. Una persona a la que solo conocía de vista, se me acercó cuando iba camino a casa para felicitarme por el libro y me dijo algo que no olvidaré: “Felicidades por el poemario. Es realmente precioso. Ahora te conozco mucho mejor”. Solo con eso, para mi este proyecto ha merecido la pena. Pero mi principal objetivo es acercar a la gente a la poesía, independientemente del mensaje concreto que pretendo transmitir a través de la obra. Creo que hay un cierto miedo para acercarse a la poesía, aunque es cierto que cada vez hay menos prejuicios, y en la actualidad parece estar viviendo una nueva época dorada. Solo hay que ver los éxitos y repercusión que están teniendo autores como Carlos Salem, Ignacio Martín Lerma, Marwan o Luis Ramiro, que viene a ofrecer una poesía fresca, urbana, de la calle. Creo que si conseguimos embarcar a nuevos lectores en el mundo de la poesía podemos darnos por satisfechos.

Ha tenido ya presentaciones en diferentes puntos de la geografía nacional, cuéntenos cómo se ha sentido en cada una de ellas.

Como comentaba, sí alguna ha sido especial, es la que tuve el pasado mes de septiembre en mi ciudad natal. El Pósito es un lugar maravilloso que encierra un homenaje a ilustres artistas de la ciudad como Carmen Linares, Raphael, Palomo Linares… Ver la sala abarrotada de familiares, amigos, conocidos y desconocidos fue un impulso alentador para atreverme a pasear EL DESAHUCIO por otras ciudades. Así  desembarqué en Madrid donde hice un matinal de domingo en una sala del barrio de Malasaña, en un acto más privado e íntimo, pero igualmente satisfactorio. La última ciudad que visite fue Elche, a la que me une experiencias vitales y grandes amistades. Conté además con una carta bajo la manga, tres hermanas que han luchado contra el cáncer y que son un auténtico ejemplo de cómo afrontar la enfermedad desde el amor más profundo a la vida. A ellas les dedico el poema “Puro Rock & Roll”. Fue una tarde que llevaré guardada para el resto de mi vida en el bolsillo del corazón. Una sala abarrotada, cariño a raudales y una acogida de la obra que nunca habría soñado. En la actualidad, estamos cerrando fecha para la presentación del poemario en Granada.

Lo que recauda con su obra lo destina completamente para fomentar la investigación contra el cáncer, ¿se necesitan más acciones de este tipo?

No podría ser de otra forma. Este poemario está dedicado a mi padre que falleció desgraciadamente de un cáncer de pulmón en abril del año pasado. Para él, para los que han luchado contra la enfermedad, para los que lo hacen en la actualidad o para los que lo harán en el futuro es este libro y todo lo que, con él, pueda conseguir. Es mi particular homenaje a todos ellos y, a la vez, un ejemplo más del activismo que encierra EL DESAHUCIO.

Esto acaba de empezar, ¿se ha marcado algún límite, algún objetivo?

Nunca, salvo en este libro, que es recaudar fondos para la investigación del cáncer. Mi trayectoria está salpicada de proyectos en muy diversos ámbitos: editorial, prensa musical,  trabajo para medios digitales, diseño web, producción de proyectos musicales, labores de comunicación, columnista de opinión en radio… En todos y cada uno de ellos, nunca me he marcado metas ni objetivos, simplemente trato de disfrutar el camino. Cualquier aspiración puede llevar aparejada cierta frustración al no alcanzar el objetivo marcado. Yo prefiero disfrutar del paisaje, del delicado vuelo de la mariposa, de continuo deambular de las nubes, del lento balanceo de los árboles… Hasta donde el corazón nos lleve.

Fotografías de su presentación en Elche

jesualdo1

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>