Eloy Moreno: “Esa figura del escritor que iba a las ferias del libro, que se sentaba y esperaba a que fueran a verlo, va a desaparecer”

By  |  1 Comment

Hablar del fenómeno de la autoedición en nuestro país significa también, hablar de la figura de Eloy Moreno (Castellón de la Plana, 1976). Informático de profesión, la vocación de escritor siempre le palpitó tan desde dentro que, en 2009, tras terminar de escribir su primera novela, El bolígrafo de gel verde, decidió que eso de esperar a que alguna editorial se fijara en su trabajo no iba en igual proporción a sus enormes ganas de comerse el mundo. Y vaya si lo hizo. Echó unos cuantos ejemplares de su novela en una maleta e inició un tour con el que recorrió las principales ciudades de España, e incluso de fuera de nuestras fronteras, y así llegó a vender, uno a uno, hasta 3.000 ejemplares. Así, impulsando su pasión y trabajo con la difusión de su obra a través de Internet y las redes sociales logró que la Editorial Espasa se fijara en su novela, y vendió más de 100.000 ejemplares de un libro que fue traducido al catalán, italiano, holandés y hasta al taiwanés. En septiembre de 2013 lanzó Lo que encontré bajo el sofá, y ya se encuentra inmerso en la preparación de la que será su próxima publicación, cuyo lanzamiento está previsto para junio del próximo año. Hoy, Eloy Moreno cuenta su historia a Círculo Rojo y anuncia la colaboración que en breve iniciará con esta editorial.

-¿Cómo empezó todo?

-Cuando terminé de escribir mi primera novela ni siquiera llegué a enviarla a ninguna editorial, porque pensé que quizás no me contestarían nunca, o que quizás se quedaría perdida en un cajón y opté por convertirme en mi propia editorial. Empecé a investigar todos los pasos a seguir para poder publicar un libro, y lo primero que hice fue buscar una imprenta, y por aquella época no era tan fácil como ahora, porque no existían tantas imprentas digitales, y me pedían que editara, como mínimo, mil ejemplares. Al final encontré una que me permitía hacer trescientos y yo hice la maquetación, le busqué la imagen, una chica me ayudó a corregir la novela, y una vez impresa me llegaron a casa unos trescientos ejemplares, y entonces había que venderlos. Así empezó la promoción que hice, los metí en una maleta y me fui por Castellón, cada sábado todo el día, con mis marcapáginas a las librerías y a cada persona que veía le intentaba convencer de que comprase el libro. Así estuve por lo menos ocho meses.

-¿De qué forma recuerdas aquella época?

-A la primera librería que fui por lo menos ya me conocían porque iba a allí como lector. Me comentaron que lo mejor era hacer una presentación pero dije que no, porque solo iban a ir mis padres y mis amigos, y a ellos ya les había vendido el libro. Yo lo que quería era vendérselo a gente que no conocía. Entonces me ponía los sábados en una mesa en la puerta de la librería como si fuera una firma de ejemplares, pero durante todo el día, y la gente cuando entraba y veía que el escritor estaba allí intentando promocionar su novela, casi como un músico que expone sus creaciones en la calle, a la gente le llamaba la atención. Algunos creían que estaba de promoción, o incluso repartiendo publicidad, pero poco a poco, quizás por el esfuerzo que estaba haciendo de estar allí, fueron comprando mi libro. Yo lo que quería realmente era que lo leyeran, porque yo me decía, si el libro es bueno, empezarán a hablar de él, y empezará el boca a boca. Y Castellón tampoco es una ciudad muy grande así que se fue corriendo la voz de que había un chico vendiendo su libro desde una librería, a la gente empezó a gustarle y fue cuando empecé a ir a Valencia, Alicante, y a otras zonas de alrededor…

-Y de la autoedición a dar el gran salto a la Editorial Espasa…

-Eso fue gracias a Internet. Si no llega a existir Facebook o Twitter realmente no sería nada conocido, porque como no tenía acceso a los medios de comunicación, al no conocerme nadie, lo que hacía era moverme por la Red. Si yo iba a un pueblo a promocionar el libro, por ejemplo, a Villarreal, buscaba por las redes sociales a gente de allí y le decía que iba a estar tal día en la librería firmando, le invitaba a que se acercasen, y poco a poco la gente empezó a conocerme.  Es una forma muy distinta de dar a conocer un libro. No era la típica entrevista de radio, de periódico, era algo distinto. Y así llegó un momento en el que empecé a vender mucho, creo que unos 3.000 libros, imagínate, yo solo, uno a uno. Llegué a la Casa del Libro de Castellón, que es de Espasa, yo no lo sabía por entonces, y como pude venderlo lo pusieron en su web. Empecé a animar a la gente a que dejara comentarios en la página y pusieron tantos que de un día para otro esta obra era la segunda más recomendada. Y claro, ellos vieron que ahí había algo raro, una novela que no tenía ni editorial ni tenía nada, pidieron un ejemplar a Castellón, y les gustó mucho el libro, así se pusieron en contacto conmigo.

-Además, eres informático de profesión. ¿Crees que tu formación te ayudó?

-Sin duda. Mi rama de Informática era diseño de Web y eso me ha ayudado mucho, de cara a hacerme mi propia pagina web, el blog, a promocionarme por las redes. La verdad es que sí, me ha ayudado.

-Hablemos de la figura actual del escritor, ¿opinas que ha cambiado?

-Creo que esa figura escribana del escritor que iba a las ferias del libro, que se sentaba y esperaba a que fueran a verlo, va a desaparecer, y quien no se adapte, lo tendrá mal. Incluso a los grandes escritores, a los de toda la vida que han vendido tanto, cada vez venden menos. Están viendo cómo hay una brecha y la gente prefiere hablar directamente por Twitter, enviarte un e-mail, contarte qué le ha parecido el libro, que tú le contestes. En el momento en el que hay escritores que ya lo hacemos, es muy difícil que alguien se vaya de ese camino, y que volvamos al modelo antiguo.

eloywebverticaltexto -Tras El bolígrafo de gel verde, el año pasado llegó tu segunda novela, Lo que encontré bajo el sofá. ¿Qué tal las críticas?

-Tenía mucho miedo porque dicen que la segunda es la más difícil, la que te dice si realmente eres bueno o no. Y la verdad es que me ha ido muy bien porque a todo el mundo le ha gustado más, y creo que eso es lo mejor que te puede pasar, que cada novela guste más que la anterior. De hecho, la segunda está ambientada en Toledo, y estoy haciendo incluso rutas por la ciudad. La media de cada fin de semana es de unas 300-350 personas, y acuden de toda España.

 -¿En qué consisten esas rutas?

-Se trata de un recorrido de dos horas, dos horas y media en el que hacemos la misma ruta que hacen los personajes del libro. Incluso nos facilitan poder entrar en alguna casa en la que me ambienté para escribir la novela. Voy con los lectores y les voy explicando cómo me inspiré en un aspecto, o en otro. Es como revivir la novela. Es algo muy bonito.

-De otra parte, en breve te lanzarás a la formación de nuevos escritores. ¿Cómo serán estos cursos?

 -Consistirán en una especie de tutorial de cómo autoeditar un libro desde el principio, contaré básicamente lo yo he hecho. Durante estos años, muchísima gente me ha preguntando cómo hacerlo y al final del curso quería brindar una solución, como la que ofrecéis desde la Editorial Círculo Rojo. Sinceramente me gustó mucho, porque realmente se trata de una editorial que se encarga de todo el proceso, incluyendo el ISBN, el Depósito Legal, que a la gente le resulta complicado, o no sabe muy bien cómo hacerlo.

 -¿Para cuándo la tercera novela?

-Estoy con ello ahora así que seguramente esté lista para junio del año que viene, del 2015. El primer libro y el segundo son muy distintos, pero sí que tienen en común que hablo mucho de los personajes y de sus sentimientos. Y es que a mí me gusta un libro que lo coges y te hace llorar, y te hace reír, porque eso significa que entonces ya has llegado al lector. Y ese es el sentido del libro, de la novela. Es lo bonito. Y eso lo voy a mantener porque realmente es lo que a mí me gusta. Y sobre todo hablar de la vida. No soy capaz de escribir literatura de ciencia ficción o histórica, me gusta hablar del día a día.

-Por último, deja tu consejo a ese escritor novel, que empieza, y que quiere apostar por la autoedición.

-Lo que recomiendo siempre, que mucha gente piensa que es complicado autoeditarse, pero lo complicado realmente es promocionarse porque hay miles y miles de libros en el mercado. El consejo que siempre doy es que intenten ser originales a la hora de promocionarlo. Y que tengan claro que hoy en día, escribir un libro no es escribirlo y olvidarte de él, sino que después de escribirlo hay que dedicarse a él por completo, a promocionarlo, a moverse, y en eso hay que dedicar mucho esfuerzo. Mi consejo es que sean originales y que se esfuercen en promocionarlo.

1 Comment

  1. Saray

    13 septiembre, 2014 at 7:26 am

    Magnífica entrevista y fantástica iniciativa la de formar a jóvenes escritores para ver cómo publicar sus libros.
    Soy gran fan de las novelas de Eloy Moreno, de sus historias llenas de humanidad y los sentimientos a flor de piel; una pluma sin igual. A mí también me gustó Lo que encontré bajo el sofá muchísimo más que la primera novela.
    Estoy deseando que salga la tercera, qué lástima tener que esperar hasta el año que viene.
    Un saludo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>